Cubo de Metatrón

El cubo superior como un ACELERADOR CUANTICO

Cuando una habitación en forma cúbica está preparada con los ocho triángulos equiláteros en las ocho esquinas correspondientes, eso significa que al interior se han formado por lo menos seis pirámides que confluyen al medio.

Seis pirámides de luz que confluyen al medio le dan a ese punto una característica especial pues en ese punto la energía tan concentrada formará una esfera de luz. En la figura de abajo debemos notar que las esquinas en color violeta representan los lugares en donde están instalados los triángulos en una habitación, y las líneas que forman las pirámides son en realidad invisibles al ojo normal. Esta figura representa lo que se puede ver a nivel energético al transformar un simple cuarto en un acelerador cuántico.

Esa imagen y su complejidad son ampliadas si nos damos cuenta de las innumeras líneas conexas que se forman también, construyendo un fractal piramidal de afuera hacia el centro de la habitación.

El cubo superior en realidad puede ser llamado de ACELERADOR CUANTICO, pues al ser una estructura de líneas de energía y paredes de energía, que a su vez logran canalizar seis flujos correspondientes a las seis caras del cubo físico, o sea a las seis bases de las seis pirámides básicas, produce un cambio a nivel atómico debido a la súper estimulación que se produce en las orbitas de los electrones y de los protones.

Este Cubo Metatrónico es en realidad una máquina ascensional.

Las seis caras del cubo simple fueron reorientadas a través de los ocho triángulos, invirtiendo el flujo y creando un templo etérico que puede ser muy útil si se sabe como usarlo como una herramienta de cura y meditación, con resultados sorprendentes.

Un acelerador cuántico común o ciclotrón esta compuesto de dos magnetos super poderosos que hacen girar los electrones en sentidos inversos como dos licuadoras que se miran entre si. Al colisionar los electrones se producen varios experimentos que ayudan a la física subatómica.

 

El mismo efecto podemos hacerlo en nuestro cuarto, claro que la potencia de nuestro cubo evolutivo esta regulada automáticamente por los flujos que son emanados en forma natural por la tierra y el sol y el resto de cuerpos en el espacio, además la frecuencia esta adaptada por el tamaño de los triángulos y resuenan con la geometría de nuestro cuerpo.

Este ciclotrón múltiple sirve para acelerar nuestras partículas y sólo de estar parados, ahí en el medio, podremos sentir una leve vibración en especial en la zona de nuestro pecho.

De pie elevamos nuestras manos al cielo y visualizamos que desciende una gran catarata de luz amorosa, que penetra por nuestra coronilla y llega hasta nuestro ombligo, en donde se encuentra con el flujo ascendente que viene desde el centro de la tierra.

Ese choque de flujos al medio de nuestro ser es como un molino en donde las energías densas son trituradas y aceleradas hasta sutilizarse.

Para descargar la energía que no queremos, la dejamos escapar visualizando un chorro de energía que sale del ombligo y cae a tierra en donde puede ser aprovechada por el ser planetario.

Si sincronizamos esta visualización con nuestra respiración, y si realizamos la respiración visualizando el flujo cósmico no necesitaremos más de tres minutos para estar con energía de sobra, habiéndonos limpiado de todas nuestras manchitas y habiendo estimulado nuestro sistema energético para avivar su evolución natural progresiva y acelerar sus procesos.

Si deseamos hacer alguna meditación a favor de la paz y el amor, este ambiente preparado nos facilita el tornarnos un auténtico pilar de luz. Esta práctica frecuente estimulará y facilitará la creación de nuestro propio cuerpo de luz o Merkaba.

La Ciencia Cuántica contenida en esta meditación es muy poderosa y por tanto debe ser efectuada con mucha moderación y tomando bastante agua, que mejora nuestra conductividad eléctrica y nos previene de quemarnos con exceso de luz.

Dentro del Acelerador Cuántico se despiertan leyes eléctricas de dimensiones superiores y por tanto procesos de transmutación y cura pueden ser efectuados muy rápidamente, dependiendo de la pericia del terapeuta o de la persona que medita.